Basada en la historia real de dos jóvenes, David Packouz (Miles Teller) y Efraim Diveroli (Jonah Hill), que ganaron un contrato de 300 millones de dólares con el Pentagón para armar a los aliados de América en la guerra de Afghanistán.