Personas de todo el mundo están combatiendo la enfermedad a través de un cambio de paradigma en la alimentación. Y este simple cambio, que abarca la grasa como nuestro principal combustible, muestra una gran promesa para mejorar la salud de las personas, los animales y el planeta.