Alan Turing, el genio matemático británico, llevó a descifrar el código alemán Enigma durante la II Guerra Mundial. Sus esfuerzos lograron acortar la guerra y salvar miles de vidas. Después del conflicto bélico se dedicó al desarrollo de los computadores. Fue procesado por el gobierno de Inglaterra en 1952, debido a su homosexualidad, lo que era ilegal en ese país en ese entonces.