Tras la muerte de su padre, Tim Webber regresa a su pueblo de la niñez en Somerset, donde se encontrará con que algo siniestro está perturbando la paz idílica de los aldeanos