El director Matthew Cooke colaboró en “Líbranos del mal”, documental nominado al Óscar dirigido por Amy Berg. Antiguos reclusos, agentes de policía y famosos critican el sistema penitenciario de Estados Unidos en este documental que podría servir de manual para presidiarios.