En 1990, siete jóvenes bailarines se unieron a la polémica gira mundial ‘Blond Ambition’ de Madonna, documentada en la película "Truth or Dare". Madonna, que se autoproclama la madre de sus bailarines (seis de ellos gay y el restante, Oliver, heterosexual) usó esta película como medio para defender los derechos de los gays y la libertad de expresión. Los bailarines se convirtieron en ejemplos que inspiraron a personas en todo el mundo a atreverse a ser quienes realmente son. Veinticinco años más tarde, los bailarines que hicieron bailar a medio planeta con su "Vogue" cuentan cómo fueron sus vidas durante y después de la gira. (FILMAFFINITY)