Cuando Holly logra ligar con su amado Ben, descubre que la difunta exnovia de él todavía está presente en su vida... De hecho, sigue en su cama, putrefacta, parlanchina y malhumorada.