Cuando su novia desaparece, un hombre mudo (Alexander Skarsgård) se adentra en el sórdido submundo del Berlín de un futuro cercano (2056), donde sus acciones hablan sin necesidad de palabras.