Un perverso asesino no quiere hablar con ningún policía, tan solo con un inspector de TV de los años 80. El actor que lo interpretaba, ya acabado, acepta el reto.