Cuando detienen a Juan Catalan por un asesinato que él insiste que no ha cometido, su única salvación es demostrar que era una de las 56 mil personas que esa noche estaba en el estadio de los Dodgers. Ahí es cuando entra Larry David... (FILMAFFINITY)