Un agente de policía (Bruce Willis) intenta resolver en tiempo límite un secuestro en el que un ladrón de bancos tiene a un joven como rehén. El atracador pretende recuperar la llave de un armario que contiene un importante botín y no soltará al chico hasta que consiga lo que quiere.