La trama se centra en los días posteriores al golpe de Estado de Abdelfatah al Sisi contra el presidente islamista Mohamed Mursi, que tuvo lugar en julio de 2013.