En los años 50, la joven Eilis Lacey decide abandonar Irlanda y viajar a los Estados Unidos, concretamente a Nueva York, donde conoce a un chico del que se enamora. Pero un día a Eilis le llegan noticias de que hay un grave problema en su familia y tendrá que decidir entre quedarse en su nuevo país o volver a su tierra natal.