El SEAL de la Marina Chris Kyle es enviado a Iraq con una sola misión: proteger a sus compañeros de armas. Su gran precisión salva innumerables vidas en el campo de batalla y, en la medida en que las historias sobre su valentía se extienden, se gana el sobrenombre de “Leyenda”. Sin embargo, su reputación también aumenta detrás de las líneas enemigas, por lo cual ponen un precio a su cabeza y se convierte en uno de los principales objetivos de los insurgentes. También enfrenta un tipo distinto de batalla en casa: lucha por ser buen esposo y padre desde el otro lado del mundo.